EL ABC DE LA POESÍA

por Kenneth Koch

El lenguaje de la poesía proviene del lenguaje común. El lenguaje común es quien tiene las palabras, los usos, los sonidos que el poema toma y hace propios. El lenguaje común constituye, junto con las ideas y los sentimientos, lo que podríamos llamar la materia prima de la poesía. Si pensamos en cada palabra como en una nota, este lenguaje común se convierte en una especie de enorme teclado, y en él el poeta tiene un medio, del mismo modo que un pintor tiene un medio en las pinturas, el escultor en la madera o en la piedra. En el teclado poético, cada nota (cada palabra) refiere o representa a algo que no está físicamente presente y que no es ella misma. Aquí, en la página, está la palabra caballo y allá, bajo aquel árbol, hay un caballo. La palabra caballo, puede hacer que el lector vea, huela, toque a un caballo, e incluso que lo monte. Como no se trata realmente de un caballo no puede ser montado ni uncido a un carro, pero para el escritor tiene ventaja que su contraparte real no posee. Es más liviano e infinitamente más transportable, puede ser llevado a cualquier lado y colocado con cualquier cosa – “el caballo está en el puerto”; “el silencio respiraba como un caballo”.

AMAZONIA

por Cristian De Nápoli

Tomé a Iquitos de base primera –luego nos pasamos a la cercana y pequeña Nauta– para hacer este viaje a la Amazonia peruana con mi hijo menor, de quince años, igual que lo hice hace tres años, también en agosto, que es cuando hay menos mosquitos, con mi otro hijo, que hoy tiene dieciocho.  Iquitos es la única ciudad en toda el área, y es incluso más grande que el combo Leticia-Tabatinga en la triple frontera con Colombia y Brasil. Estando allá nos enteramos de los incendios en el Mato Grosso brasileño y, en menor medida, en la Chiquitania boliviana: fue una noticia que tratamos de felpudear para que no tiñera de decepción un viaje tanto o más planificado que esos mismos incendios. Pero a la vez resultó obvio que el primer motivo del viaje fue, como hace tres años con mi otro hijo, participar conscientemente de una noción, la selva, que hasta hace algunas décadas pudo cargar en la historia de Occidente significados más o menos ligados a una constelación del exceso –la selva salvaje y confusa del Dante, la exuberante de Rivera, la enloquecedora de Quiroga–, pero que en los últimos tiempos tuvo que hacer cabida a una connotación opuesta a la exuberancia: la selva como el lugar de lo básico, de lo mínimo indispensable –y en riesgo– para que todo esto siga siendo lo que es.


las MANOS en la MASA

poetas haciendo cosas

Image module
El Origen de las Especies
Mariana Mazover / Buenos Aires
Image module
Los Fotocopiadores
Los KFGC / CDMX
Image module
Ficción / Poema
Halo / Montevideo

SEGUINOS EN:

info@naupoesia.com

Top